Skip to content
Todocarta

Para qué sirve una carta de crédito y cuáles son sus beneficios

Carta de crédito

Una carta de crédito es una carta de un banco que garantiza que el pago de un comprador a un vendedor se recibirá a tiempo y por el monto correcto.

En el caso de que el comprador no pueda realizar el pago de la compra, el banco deberá cubrir el monto total o restante de la compra.

Debido a la naturaleza de las relaciones internacionales, incluidos factores como la distancia, las diferentes leyes en cada país y la dificultad de conocer personalmente a cada una de las partes, el uso de cartas de crédito se ha convertido en un aspecto muy importante del comercio internacional.

Beneficios de la carta de crédito

La carta de crédito funciona tanto como garantía para el comprador como para el vendedor.

Protección del vendedor: si un comprador no paga al vendedor, el banco que emitió una carta de crédito pagará al vendedor si éste cumple con todos los requisitos de la carta. Esto proporciona seguridad cuando el comprador y el vendedor están en diferentes países.

Protección del comprador: las cartas de crédito también pueden proteger a los compradores. Si le paga a alguien para que le brinde un producto o servicio y no se lo entrega, es posible que reciba un pago usando una carta de crédito de reserva.

Ese pago puede ser una multa para la compañía que no pudo realizar, y es similar a un reembolso, lo que le permite pagar a otra persona para que le brinde el producto o servicio que necesita.

Carta de crédito
Carta de crédito

Si estás familiarizado con los servicios de depósito en garantía, el concepto es similar: los bancos actúan como terceros “desinteresados” (no se ponen del lado de nadie) y liberan fondos solo después de que se cumplen ciertas condiciones.

Las cartas de crédito son comunes en el comercio internacional, pero también se usan en transacciones domésticas como proyectos de construcción.

Cómo funciona una carta de crédito

Una carta de crédito proporciona protección para los vendedores (o compradores). Los bancos emiten cartas de crédito cuando una empresa “solicita” una y tiene los activos o el crédito para obtener la aprobación.

Las cartas de crédito son complicadas y es fácil cometer un error costoso al usar una.

Por ejemplo, un fabricador tiene un pedido de un cliente extranjero que no conoce. El fabricante no tiene forma de saber si este cliente puede (o va a) pagar por los bienes una vez que se produzcan y envíen.

Para gestionar el riesgo, el vendedor utiliza un acuerdo que requiere que el comprador pague con una carta de crédito tan pronto como se realice el envío.

Para avanzar, el comprador debe solicitar una carta de crédito en un banco local. El comprador puede que necesite tener fondos disponibles en ese banco u obtener la aprobación del banco para su financiamiento.

Carta de crédito
Carta de crédito

El banco solo entregará fondos al vendedor después de que el vendedor demuestre que el envío se realizó. Para hacerlo, el vendedor generalmente proporciona documentos que muestran cómo se enviaron las mercancías (con detalles como las fechas exactas, el destino y el contenido).

 

De alguna manera, el comprador también disfruta de protección bajo una carta de crédito: los compradores pueden preferir pagar a un banco con un departamento legal grande que enviar el dinero directamente a un vendedor desconocido.

Si el comprador está preocupado por un vendedor deshonesto, hay opciones adicionales disponibles para la protección del comprador. Por ejemplo, alguien puede inspeccionar el envío antes de que se realice el pago.

El dinero detrás de una carta de crédito

El banco es el que se responsabiliza de pagar en nombre de un cliente, pero ¿de dónde proviene el dinero? El dinero viene del cliente del banco, es por eso que el banco sólo emite cartas de crédito a sus clientes de confianza.

Algunos compradores tienen que pagar al banco por adelantado o permitir que el banco congele los fondos retenidos en el banco. Otros usan una línea de crédito con el banco, obteniendo efectivamente un préstamo del banco.

Carta de crédito
Carta de crédito

Los vendedores deben verificar que el banco que emitió la carta de crédito sea legítimo y que pagará según lo acordado. Si los vendedores tienen dudas, pueden utilizar una carta de crédito “confirmada”, lo que significa que otro banco (probablemente más confiable) garantizará el pago.

Los vendedores generalmente obtienen cartas de crédito confirmadas por los bancos en su país de origen.

Te puede interesar ver ejemplos de carta de exposición de motivos.

Posibles errores

Las cartas de crédito permiten reducir el riesgo mientras continúan haciendo negocios. Son herramientas importantes y útiles, pero solo funcionan cuando se obtienen todos los detalles correctos. Un pequeño error o retraso puede anular todos los beneficios de una carta de crédito.

Si confía en una carta de crédito para recibir el pago, asegúrate de:

  • Revisar cuidadosamente todos los requisitos de la carta de crédito antes de aceptar cualquier acuerdo.
  • Comprender todos los documentos requeridos. Si no sabes qué es algo, pregúntale a tu banco.
  • Realmente podrás obtener todos los documentos necesarios para la carta de crédito.
  • Comprende los límites de tiempo asociados con la carta de crédito y si son razonables o no.
  • Puedes llevar los documentos al banco a tiempo.